¿QUIÉNES SON LOS YAHOO?

Yahoos Gulliverinos

En 1726, al fantasioso Jonathan Swift se le fue la cabeza, o la “olla” como dirían algunos hoy día. De su sana locura nació uno de los libros más curiosos de todos los tiempos, Los viajes de Gulliver. A través de sus páginas acompañamos a Lemuel Gulliver, médico de a bordo de una orgullosa nave inglesa, en cuatro viajes de lo más alucinante. En el primero visitamos Liliput, la tierra de las personas pequeñitas, en el segundo caemos en el país de los afables gigantones Brogdingnagg. Más tarde, recorreremos fantásticos lugares como Laputa o Glubbdubdrib. En todos ellos, a pesar de lo que una lectura superficial pueda decirnos, la sátira política, tomando el pelo diréctamente a todo el mundo político británico, está permanentemente presente.

Vale, llegamos al cuarto viaje, a donde yo quería ir a parar. Este cuarto periplo es de lo más interesante. Visitamos el país de los houyhnhnms, unos personajes cuasi virginales, todo se lo toman al pie de la letra, para ellos la verdad es lo único que existe, diríase que son la virtud máxima encarnada. ¿Qué pasa cuando Gulliver les cuenta historias de la vieja Europa? Para empezar, no entienden nada, no comprenden la guerra, no “pillan” los temas políticos, no entienden cómo se pueden comportar de la forma en que lo hacen los personajes públicos. Terminan por no creérselo e incluso diríase que se lo toman a broma, pero como las bromas tampoco las entienden, se quedan extrañados.

En el extremo opuesto de esta cerrazón ante el caos humano están los yahoos. Estos tipejos de formas semihumanas entienden muy bien a Gulliver, son maestros del engaño y de las más bajas pasiones, incluso una yahoo hace proposiciones de lo más caliente al sorprendido Gulliver quien, con gran pesar para su pensamiento, llega a una dura conclusión, a saber, que los humanos estamos más cerca de la forma de ser de los depravados yahoos que de los virtuosos houyhnhnms.
ovnis-experiencia
ovnis-experiencia

¿Humanos o Yahoos?

Más allá del descubrimiento de que nosotros, los humanos, somos todos yahoos, el punto de interés principal en las largas descripciones de Gulliver de esta gente es la comparación entre los yahoos europeos y los yahoos del país de los houyhnhnms. Gulliver le cuenta al caballo amo acerca de (a) los abogados, que defienden opiniones que no son suyas por dinero (es decir, mentiras, según Gulliver); (b) las guerras, por lo general a causa de diferencias de opinión y no por algo substancial; (c) los médicos, que envenenan a la gente por dinero y fomentan la hipocondría entre los débiles y los vagos por dinero; y (d) los ministros de estado, cuyo trabajo principal es traicionar al ministro anterior y prosperar en su propia ambición.

El caballo amo dice a Gulliver un montón de cosas que su gente ha notado de los yahoos:
  1. Pelean sin motivo alguno.
  2. Son codiciosos sin fin: se matan entre ellos por una roca brillante encontrada en el país de los houyhnhnms (que aparte de ser brillante, no tiene ningún valor). Además, aunque solo haya 5 yahoos con un abastecimiento de carne suficiente para 50, se atacarán el uno al otro para controlar el abastecimiento.
  3. Las "yahoos hembras" (4.7.15) o en otras palabras, las mujeres, no paran de seducir a los hombres, incluso durante el embarazo, a diferencia de "otras bestias" (4.7.15).
  4. No hay nada que a los yahoos les guste más que entrar a hurtadillas y robar cosas o atacar. Detestan hacer las cosas con honestidad y rectitud.
  5. Los yahoos son los únicos animales en el país de los houyhnhnms que se enferman. Atienden sus enfermedades con "medicinas" que son mezclas de su propia orina y excremento.

Viajes de Gulliver

Seguidamente, algunos fragmentos del libro donde Gulliver va narrando su vida en el país de los Houyhnhnms:

“Varios caballos y yeguas de calidad del vecindario venían con frecuencia a nuestra casa, atraídos por la fama de un yahoo maravilloso que hablaba como un houyhnhnm y parecía descubrir en sus palabras y sus actos ciertos destellos de razón.
...
Hasta entonces yo había guardado el secreto de mi vestido para distinguirme todo lo posible de la maldita raza de los yahoos; pero en adelante era inútil querer hacerlo.

Me argüía que si el uso de la palabra tenía por fin que nos comprendiésemos unos a otros este fin fracasaba desde el instante en que alguno decía la cosa que no era… …la facultad de mentir, tan perfectamente bien comprendida y tan universalmente practicada entre los humanos.

Reconocí que nuestros houyhnhnms, que nosotros llamamos caballos, eran los más generosos y bellos animales que teníamos…”

Image

Adquiere nuestro libro

Conoce nuestra historia, descubre los secretos de la humanidad, encuentra la respuesta a tus preguntas...

Contacta con nosotros

Contáctanos si te apasiona lo desconocido, si tienes dudas o deseas hacernos saber sobre tus experiencias con vida extraterrestre.